·

·

miércoles, 15 de febrero de 2012

CRÓNICA DE LA GC MARATÓN POR ALEJANDRO


Con algo de retraso (por mi culpa), hoy les presento la crónica que  ha escrito mi primo Alejandro de su primera media maratón, que tuvimos el placer de correr juntos el pasado mes de enero en Gran Canaria.

Alejandro me ha acompañado durante estos meses de entreno, siendo los dos novatos en este deporte. Hemos compartido penas y glorias y aunque él se lo toma con un poco más de tranquilidad que yo, estamos de acuerdo en lo esencial: nos tenemos que divertir practicando este sano deporte.

MI CRÓNICA (Por Alejandro Cumplido)

Lo mejor de correr la medio maratón ha sido el poder compartir el reto, los entrenamientos, los dolores y las nuevas experiencias, a medida que las carreras iban siendo más largas, con mis primos de aventura: Quique y Claudio. Sin duda, la presión compartida ante la carrera, los alientos de ánimo entre nosotros (“wasapeos”) y los piques de tiempo y distancia, fueron el alimento necesario para salir a correr cada día.

La medio maratón de Las Palmas hizo que me levantara los domingos de madrugada mientras abandonaba a mi mujer en la cama para dejar la suela del zapato en la universidad, en el Confital, en la avenida marítima, en el parque romano… Hace unos meses me hubiera reído solo de pensarlo. Y ahora me siento feliz de haber entrado en un mundo tan sano y amplio en lo variopinto de sus modalidades.

La víspera de la carrera, los “dream team” quedamos para recoger mi primer chip, que no tuve que ir a un manual de youtube para colocarlo, pero casi, y degustar la pasta party. Todo un montaje: ya estaba el ambiente caldeado, la meta preparada y el bullicio de corredores con sus amigos y familia recorrían los diversos stand de sponsors haciendo acopio de regalos y mostrando su ilusión por la carrera del día siguiente. Allí, todo era sonrisas, nervios y preguntas sobre la ruta….y conocí a Josechu!! En ese momento yo no sabía que iba a ser nuestro pequeño ángel de la guarda, ya que con su alma de profesor, el día de la carrera nos mantuvo a raya en todo momento, sin consentirnos bajar la guardia; pero ya me estoy adelantando.

La noche pasó en una duermevela, todo preparado para el día siguiente y solo un pensamiento: llegar a la meta. Cristina, mi mujer, a la que quiero mucho, viendo mi preocupación, se preparó un mapa de puntos de apoyo para que consiguiera lo que me había propuesto.


En las inmediaciones de la salida con Quique

Sin darme casi ni cuenta, la carrera comenzó. A los 400 metros de la salida, Quique nos miró con desesperación… íbamos los últimos!! Y no subíamos el ritmo, pero es que los componentes del trío (Cla, Josechu -que iba a llegar a la meta con Cla- y yo) solo queríamos llegar y nunca habíamos corrido tantos kilómetros, así que la estrategia era ir despacio y cómodos. Fue un acierto, porque disfrutamos en todo momento de la carrera, aunque lamentamos profundamente el abandono de una parte del “dream team”: de Quique.


El dream team con Claudio, Alejandro y Josechu

En el paseo de Las Canteras
El resto de la carrera fue un paseo. Multitud de corredores nos acompañaban sobre las grandes avenidas abiertas a nuestro coraje, el sudor se secaba con las palabras y aplausos de ánimo de un público alegre y divertido, nuestro aliento se confundía con la brisa del mar, los rayos de sol nos masajeaban los gemelos cuando empezaban a cargarse y la omnipresencia de mi mujer no me permitía prestar atención a las pequeñas ampollas que querían formarse en mis pies. No hubo tiempo para pensar, Cla gritaba ánimo, si las piernas flojeaban era Josecheu el que gritaba, los miles de voluntarios ponían sus manos para chocarla, el avituallamiento era continuo con frutas y diversas bebidas, y los bailes de los distintos municipios nos permitían disfrutar de pequeños shows cada poco. Las piernas ya iban solas, menos las de Cla, que tuvo que luchar un poco cuando ya olíamos la meta… pero el furor de tantos espectadores aclamándonos permitieron que no lo abandonáramos, sino que le agarramos los brazos y así entramos por la meta. Logramos la primera de -espero que muchas- medio maratones.


Cansados pero triunfantes


Bueno, espero que hayan disfrutado tanto como lo he hecho yo. En breve publicaré mi propia crónica de la GC Maratón y mis nuevas aventuras como la carrera de montaña de Arucas o mi futura participación en la Transgrancanaria (Starter 24 km).