·

·

martes, 19 de febrero de 2013

PREVIA DE LA TRANSGRANCANARIA MARATON 2013


Espectacular Roque Nublo
 
Tras la resaca del Maratón de Gran Canaria decidí enfrentarme a la TransGranCanaria en la modalidad de Maratón. Poco a poco voy cubriendo fases tanto en asfalto como en montaña, con la idea de convertirme en un corredor de largas distancias y sobre todo, como dice Sosaku, en un corredor resistente. Quizá me he precipitado algo, pero soy impaciente, no lo puedo evitar.
 
La verdad es que he preparado muy poco esta TransGranCanaria. Inicié unos entrenamientos que incluyen cuestas, elíptica y algo de gimnasio a sabiendas de que hiciera lo que hiciera no iba a ser mucho, pues la carrera está muy pegada al Maratón de Gran Canaria.
 
Por el camino corrí la XI Edición de la Media Maratón de montaña de Arucas. El año anterior había hecho los 10 kms y tenía ganas de dar la segunda vuelta. Noto que estoy mejor entrenado pues acabé sin demasiadas dificultades, si bien quedé entre los diez últimos. Vaya nivelazo hay en esta Isla. (O yo soy un auténtico tronco)
 
 
Con mi compañero de batallas
El sábado pasado nos fuimos Ale, Ovidio y yo a hacer el tramo El Garañón-Santidad. Disfruté de lo lindo, el paraje en este primer tramo es espectacular. Las sensaciones fueron buenas hasta el kilómetro 22, de ahí al 27 fue un auténtico calvario. Sufro mucho con las bajadas y acabé extenuado. La anécdota fue que en Santidad Alta encontramos el Bar de la Asociación de Vecinos, donde devoramos unas cuantas botellas de agua mientras los camareros, nada sorprendidos, nos decían que se nota la cercanía de la carrera porque es habitual que muchos corredores acaben en su Bar.
 
Les dejo algunas fotos al final del post.
 
Lo bueno es que tomé bastantes notas para estar mejor preparado el día de la carrera: me hidrataré mejor, me alimentaré constantemente y no forzaré ni en las subidas ni en las bajadas. Quiero terminar la carrera sin ningún tipo de objetivo en tiempo.
 
Hay un pequeño problema que me trae de cabeza, a ver qué opinan. Mis zapatillas de trail definitivamente me quedan pequeñas, por eso el año pasado acabé con las uñas hechas pizco. El entreno del sábado pasado lo hice con mis Adidas Supernova Glide 4, con las que me siento muy cómodo, sin que mis uñas sufran demasiado que digamos. El caso es que el terreno estaba bastante seco y el agarre fue perfecto ese día. Lo que no sé seguro es si estas zapas me servirán si llueve y nos encontramos con la montaña húmeda. Por otro lado comprarme unas playeras de trail ahora sin probarlas bien antes de la carrera me parece arriesgado. ¿Ustedes qué opinan?