·

·

martes, 5 de marzo de 2013

CRONICA DE LA TRANSGRANCANARIA MARATÓN

Fueron 42 kilómetros de pura felicidad. Nunca olvidaré mi entrada en meta después de 6 horas y 37 minutos. A unos cien metros de terminar la aventura empecé a notar que me saltaban las lágrimas, no recuerdo haber vivido algo parecido nunca. Una vez en meta, una voluntaria de la organización me llevó a la zona de relax no pudiendo articular palabra de la emoción que tenía. Indescriptible. Aún hoy me emociono rememorando ese momento.
 
Lo que sigue es el relato de lo vivido el pasado sábado:
 
Por suerte y gracias a Ovidio (y su mujer), conseguimos que nos llevaran en coche al Garañón, lo que nos dio un plus de descanso en relación a los que subieron en la Guagua de la organización. La zona de salida nos recibió con frío y lluvia, presagiándose un comienzo de carrera complicado. Estaba preocupado por mis zapatillas que no son de montaña, aunque finalmente sólo sufrí un resbalón que me llenó de barro la mitad del cuerpo pero sin consecuencias de ningún tipo. Con los nervios típicos compartimos con varios corredores estos momentos pre-carrera en el que quieres que empiece todo cuanto antes.
 
Como casi siempre, nos colocamos en la cola del pelotón (Ale, Ovidio y yo), la estrategia era muy clara, teníamos que salir conservando todas las energías que pudiéramos. Habíamos hecho un entreno del tramo Garañón-Santidad donde acabamos extenuados y eso no podía pasar otra vez, necesitábamos reservar fuerzas para el tramo Santidad-Las Canteras.
 
Los primeros kilómetros transcurrieron muy tranquilos pues se hicieron varios tapones que nos obligaron a caminar en tramos en que debíamos correr. Esto me lo tomé bien porque sabía que quedaban muchos kilómetros y que habría tiempo para ir rápido más adelante. En estas primeras bajadas fui muy precavido por el tema de las zapatillas, por lo que quedé un poco retrasado. La sensación de correr entre la bruma, la lluvia y alguna ráfaga de viento fue entretenida por lo novedoso. Cuando menos me lo esperaba cambió el tiempo y pasado Tejeda nos encontramos con un día perfecto para correr. Aquí volví a encontrarme con Ovidio y Ale que hicieron una parada técnica para quitarse los chubasqueros. Se notaba que era el día bueno de Ovidio porque en seguida se nos volvió a adelantar y ya no lo vimos más en toda la carrera. Desde aquí quiero darle la enhorabuena, sé que ha entrenado duro para superar este reto.
 
Llegamos a Teror en más tiempo del previsto, pero con muy poco desgaste. Hicimos un avituallamiento quizá un poco largo. Cayó un bocadillo y medio de jamón y queso, algunas chocolatinas y un plátano. Me cambié de camisa y tiramos para el Pico de Osorio. Desde Teror hasta la acequia lo hicimos caminando. Nos acompañó un buen rato un chico que resultó ser lector del blog, del de Pancho, Gonzalo, Manuel….fue una grata sorpresa, un saludo desde aquí si me estás leyendo.
 
El siguiente tramo desde el Pico y hasta Santidad fue el que mejor me encontré. Trotaba feliz por el monte adelantando a muchos corredores. Incluso Ale me llegó a preguntar que si no me parecía raro que los únicos que corríamos fuéramos nosotros. En fin, que fue mi mejor momento, si bien ya notaba algo de cansancio, disfruté cada vez que podíamos trotar.
 
Y sin casi enterarnos llegó el Barranco de Tenoya. Lo teníamos claro, queríamos pasarlo cuanto antes por lo que nos pusimos a trotar entre piedras rolonas. Seguíamos adelantando a corredores, pero yo empecé a notar que ya no iba tan ligero, que estaba cansado y que las pulsaciones estaban un poco desbocadas. Así que sintiéndolo mucho, le dije a Ale que continuara él que yo ya me iba a echar a andar. Lo que no sabía era que sólo  quedaban 100 metros de barranco y que empezaban las pendientes hacia Tenoya. Si lo hubiese sabido, sé que hubiera aguantado y habría terminado junto a Ale, me habría hecho mucha ilusión.
 
Una vez sólo, me tomé las subidas con mucha calma, tenía decidido correr los últimos tres kilómetros ya que el año pasado no pude hacerlo en la Starter de lo mal que iba. Y así fue, me sentí fuerte y acabé la aventura con lágrimas de felicidad en los ojos.
 
Antes de acabar me gustaría felicitar a todos los que han participado en la Trans, es una carrera de valientes, entre ellos Ovidio V., Jordi E., Manuel R, Manuel A., Luisa P., Antonio N., José B. y en especial a Ale, compartimos muchos entrenos y a pesar de ser siempre los paquetillos de todas las carreras, le ponemos mucha ilusión.

15 comentarios:

  1. Quiqueeeee, que lo has hecho fenomenal, que te has metido 42K de montaña así como el que no quiere la cosa. Eso es una pasada, piénsalo, es una pasada. Eres muy grande, tanto como los pasos que vas dando en tu carrera de corredor popular. Muchas felicidades.

    PD: Ya me has igualado en todo: Ya has acabado 10K, Medias, Maratones, carreras de montaña, Maratones de montaña...y hasta juegas al golf, coño. Nos vemos en la BEER RUN, bebiendo cerveza también podrás conmigo...

    ResponderEliminar
  2. Felicidades amigo QUIQUE y disfruta de estos momentos que son inolvidables... como bien describes en tu el blog, esas lagrimas en los ojos dicen mucho de ti.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Quique!!!..Genial la crónica solo faltó alguna fotilla ;-)...Me hubiera encantado estar con ustedes en esta aventura (durante unos días después del GCMaratón me lo estuve pensando muy seriamente)...

    en los años 2010 y 2012 fui al Auditorio a ver llegar a la gente y este año me pasé todo el día enchufado a internet para enterarme de lo que pasaba...en el 2014 toca participar sí o sí

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Quique,me alegra mucho ver como has disfrutado de esta carrera, esa felicidad que tenías te la mereces, por la ilusión en tus retos y por como afrontas cada uno de ellos,eres un todoterreno. Muchas felicidades campeón, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Eres un monstruo. Llevas una trayectoria seria y ascendente y te estás convirtiendo en un maratoniano sólido.

    Un placer leer tus crónicas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Quicote, corriste con fe y escribes con el corazón...que miedo me das, así todo es posible!! Ahora voy a ser yo quien tiré de ti para la trans 82 en el 2015. Sabemos que es cuestión de entrenar y dosificar fuerzas. Es una medalla que me quiero colgar...
    Ahora toca adelgazar para irnos "por la gorra :)" a los dolomitas... Ah, por cierto, como no hagas entrenamiento cruzado estaré siempre en meta esperando con el kleenex para la lágrimas jajaja

    ResponderEliminar
  7. Joe Quique, te has convertido en un corredor de montaña, eso si que me da yuyu a mi. Yo suelo correr en asfalto o caminatas por la montaña, pero poco de correr por montaña o caminar por asfalto ;-)

    ResponderEliminar
  8. Hola Quique. soy José Luis, el compi que les acompañó un buen rato camino de Osorio. Ya veo que acabastes muy bien. Yo también acabé con un tiempo de 07:15 para ser mi primer 42k en montaña no está nada mal creo. Después de Osorio enganché con una chica e hicimos el resto del trayecto juntos, de hecho entramos en meta juntos también. Fué muy emocionante, como bien dices ya en los últimos 30 metros antes de la rampa de meta, sale mi pequeño corazoncito y se me saltan las lágrimas de emoción, en fin todo en conjunto es muy emocionante. ahora toca pensar en Moya y me ronda la cabeza hacer la UTGC 50k en Octubre.... Saludos y encantado de conocerte

    ResponderEliminar
  9. ¿Paquetillos? Si se han cascado un maratón en asfalto y otro en montaña en mes y medio. Mira alrededor y dime cuanta gente ves que lo haya hecho.

    Enhorabuena crack, me alegro muchísimo de que lo consiguieras.

    PD: Proximo objetivo... machacar al membrillo (tú me entiendes)

    ResponderEliminar
  10. Felicidades Quique! Y el otro dia empezando en esto de las carreras! Mucho animo y fuerzas para los proximos retos que te propongas! SALUD,FUERZA Y KMS

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena Quique!! Muy bien gestionada la carrera, que en estas distancias si se sale muy alegre se paga y tu has acabado con fuerza, así que te ha salido genial.
    Ahora que ya la distancia Maratón la tienes controlada, espero verte el año que viene en la Advanced ;)

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena Quique! Otro reto superado! En lo que va de año ya eres maratoniano en asfalto y en montaña, qué más quieres?! De nuevo enhorabuena y a descansar un poco.

    ResponderEliminar
  13. GRANDE Quique!!!!, en menos de dos meses te has marcado 2 maratones, una de asfalto y otra de montaña, TREMENDO!!

    La llegada es muy especial, el ver el arco de meta y alejarte un poco para terminar en esa recta sirve para que las emociones se desborden, como te dije, la emoción no va ligada al número de kilómetros, sino a lo que te ha costado llegar a meta.

    Te veo el año que viene dando el GRAN salto! Y lo conseguirás

    PD: Qué pasa que nadie hace fotos en las carreras, me siento solo :P

    ResponderEliminar
  14. ¡Enhorabuena a los running cousins! La evolución en año y medio ha sido increíble. ¡Sigan corriendo y disfruten cada vez más; a ver si algún día los alcanzo!

    ResponderEliminar
  15. Hola Quique, te devuelvo la visita y también me quedo jejeje, enhorabuena por el carrerón, una carrera que tiene mucha fama incluso en Murcia por su dureza. Un abrazo

    ResponderEliminar