·

·

lunes, 26 de enero de 2015

CRONICA DE LA GRAN CANARIA MEDIA MARATON 2015


Al fondo de naranja llegando a meta.
Foto: Manuel Robaina

Con la compañía de Ale y Caco, hice una carrera casi de manual. El objetivo era hacer 1:45:00 y lo que sigue es la crónica de un esfuerzo titánico por conseguirlo.

Decidimos llegar a la carrera en moto, para evitar cualquier tipo de atasco o problema para conseguir aparcar.Llegamos aproximadamente a las 8:20 hs. Fuimos a dejar nuestra bolsa del corredor, pero vista la cola tan grande que había, volvimos a la moto para dejarla allí. Encontramos a Caco rápidamente y fuimos a colocarnos en nuestro cajón, el 3. Este año controlaron bastante bien la entrada en los cajones, con voluntarios en las puertas tratando de no dejar entrar a quien no tuviera el color adecuado de dorsal.

Por suerte localizamos a las liebres de 1:45 y tras una pequeña negociación, decidimos que las seguiríamos sin preocuparnos de controlar el ritmo. Creo que esto fue una clave importante para conseguir el objetivo. Sin más, tras saludar a Pancho, Antonio Navas, ClaudioArmando, Gonzalo, Apoli y muchos más corredores amigos se dio el pistoletazo de salida.

La temida curva inicial no fue tan complicada, si bien ralentizó bastante el primer kilómetro de carrera. Siguiendo a la liebre no sabes muy bien cómo pretende recuperar ese tiempo, no pudiendo planificar mucho la carrera, pero queríamos seguirla. Fuimos muchos kilómetros más rápido que lo previsto, pero teníamos fuerza y tiramos manteniendo siempre a la liebre a 40-50 metros.

Tras los 10 primeros kms, todo marchaba según el plan. Es a partir de este momento cuando empiezo a sentirme bien. Es verdad que  voy sufriendo pero porque voy en mi límite. El nuevo recorrido me motiva más. Tuve muchos momentos en que mi mente me decía que bajara el ritmo, pues ya iba a hacer un buen tiempo de todas las maneras. Pero ahí estaban Ale y Caco para dar ánimos y poder seguir en la brecha.

Llegado al Paseo de Las Canteras decido adelantar a la liebre, éramos muchos en el grupo y estaba algo incómodo. Veía la meta ya muy cerca, estaba muy contento porque tenía la marca prácticamente en el bolsillo. Sin embargo mi momento malo de la carrera llegó. Era el kilómetro 20, literalmente me quedé sin gasolina. La liebre me pasó, Ale y Caco se me iban. Conozco ese momento bastante bien. Me es imposible mantener el ritmo, menos mal que sólo fue un kilómetro. Además al ver el reloj de meta con el tiempo en bruto por debajo del 1:45, saqué las últimas fuerzas para esprintar junto a Ale y Caco que me esperaron y conseguir el tan ansiado objetivo. Tiempo final neto: 1:44:09. Tiempo final bruto: 1:44:57. Feliz, muy feliz, tras recortar en unos 7 minutos mi MMP anterior.

Aprovecho estas líneas para agradecer a los voluntarios su buena labor de ayer y a todos los que me han ayudado con sus ánimos y consejos. Por último, pedir a la organización que escuche a los corredores para mejorar muchas cosas de cara a las próximas ediciones. En los blogs de Gonzalo o Pancho pueden encontrar muchos consejos buenos.

Me queda menos de un mes para el Maratón de Sevilla. El objetivo es bajar de las 4 horas. Aunque he entrenado más que nunca, no he acumulado muchos kilómetros. Este mes se antoja crucial y no puedo decaer en el entreno previsto. En esta medio maratón fui en mi límite, quedándome sin fuerzas en el último kilómetro. Esto me ha dejado dudas. El día 8 de febrero haré una tirada larga de 26 kms en la que espero despejar todas las incógnitas.


3 comentarios:

  1. Genial Quique!!!.. Con ese 1:44 la marca en Sevilla la tienes en el bote... ahora solo se trata de seguir entrenando duro un par de semanas y luego el tapering!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena! cuanto más cuesta, mas se disfruta. La marca está ahí, pero va a costar lo suyo, nadie dijo que fuera fácil. Ánimo y tráetela de vuelta!

    ResponderEliminar
  3. Muchas Felicidades Quique!! veo que mejoras carrera tras carrera!! a seguir así, mucha suerte para Sevilla! Un abrazo.

    ResponderEliminar